miércoles, 16 de noviembre de 2016

Lo siento...

Lo siento, y mucho!

Tanto por mí como por las personas que alguna vez me habéis leído. Gracias por los comentarios en la entrada anterior, donde venía a decir que quería volver a empezar, que quería encarrilarme.

No he sido capaz.

Supongo que me entenderéis, hay un día que de repente algo te hace "click" y te hace cambiar... Llevo esperando ese momento bastantes días, incluso un par de meses me atrevería a decir. Está siendo una época bastante estresante para mí. Siento que no doy a basto... Entre el trabajo, los estudios... Todo lo que me rodea.

Parece que todo se me pone en contra! Me da rabia pagarlo siempre con la comida. Siempre pienso que necesito cambiar. Tengo un problema con los dulces, el chocolate, las chucherías... Con todo lo que no debería de comer, o debería de comerlo en pequeñísimas cantidades.

No tengo control. Estoy comiendo mal casi a diario, como norma habitual. Y quiero que cambie. Necesito que eso cambie... Pero me lo propongo y al día siguiente vuelvo a caer.


Ojalá esto cambie pronto. En el peso no he notado demasiado cambio porque sigo rondando los 62kg, pero me preocupa la forma del cuerpo... Nunca he estado definida, ni como en mi cabeza me imagino que algún día quiero estar... Pero a veces me siento como que estoy recuperando toda la grasa que un día me quité... Que aunque en el peso no lo note, sí que lo noto en el volumen o en la forma del cuerpo... Y me agobio.

Y a la vez soy tonta, porque sé que la única persona en el mundo que puede cambiar esto, y hacer un cambio por mi misma, soy yo... Pero a veces siento que no tengo fuerza, ni motivación, ni nada.


Quiero tiempo, quiero ganas... Quiero volver y necesito una re-motivación.


¿Alguien igual que yo?

1 comentario:

  1. (._.)/ Yo.
    Te entiendo y estoy hasta el moño de esperar "el momento". Encima, en mi casa nunca faltan las tentaciones; ayer mismo mi pareja me regaló una caja de bombones >_<!
    Y hoy PASTA para comer... Yu-huu... (lo cojonudo es que me flipa).

    Por mi parte estoy tratando de no comer nada de lo prohibido (já) y ya luego ir reduciendo porciones y limitar ciertos alimentos. Lo del deporte me frustra, porque nunca encuentro la motivación para ir. Tengo la esperanza de que si no bajo un mísero gramo de aquí a fin de año al menos no me permita comer lo que no debo.
    Beso y ánimo.

    ResponderEliminar